Somos parte de EMPIA

En pH2o tenemos claro nuestro objetivo de crecimiento y reconocimiento por un trabajo que nos gusta y nos apasiona. La visibilidad de nuestra imagen va más allá de un cambio en nuestras plataformas digitales, va hacia el beneficio compartido que queremos todos los miembros de un sector.
En pH2o queremos estar siempre donde se nos escuche y nuestra labor se defienda.

¿Qué es EMPIA?

La Asociación de Empresarios de Mantenimiento Profesional de Instalaciones Acuáticas (EMPIA), nace con el objetivo de dar voz no solo al conjunto de empresarios del sector, sino a los compañeros, clientes y usuarios; defendiendo así sus intereses y necesidades.

Los empresarios adscritos a la firma de la Asociación, junto a nuestro compañero Enrique.

¿Por qué somos parte de EMPIA?

Hay que salvar el sector del mantenimiento de piscinas, la falta de profesionalidad la sufrimos todos y si alguien puede cambiar esto somos nosotros, los profesionales. Siempre hemos creído que si quieres cambiar algo tienes que ser partícipe de ello y aportar tu gota.

La asociación asume varias responsabilidades de gestión y representación de las empresas que desarrollen actividades como mantenimiento de piscinas, socorrismo acuático, monitores de natación, servicios sanitarios, auxiliares y limpieza.

Entre las principales funciones, destacamos:

  • Promover la profesionalidad y transparencia del sector
  • Construcción y reforma de piscinas 
  • Contratación de perfiles necesarios e identificados en el sector
  • Venta, distribución e instalación de productos relacionados con el mantenimiento de piscinas.
  • Formaciones para socorristas, técnicos de mantenimiento, monitor de natación, primeros auxilios.
  • Trabajar en un sello de calidad propio.
  • Búsqueda activa de partners o proveedores.

Cabe mencionar que somos parte activa de la Asociación y nuestros esfuerzos como empresa se comparten para el crecimiento de nuestros colegas en el apasionante mundo de las piscinas.

¿Cómo se involucra pH2o en EMPIA?

Actualmente soy parte de la Directiva de EMPIA, cumpliendo el rol de Vicepresidente conjuntamente con mi compañero Raúl Láinez, de la empresa Servipool Servicios Integrales S.L.

Tengo mi confianza depositada en el sector y en las grandes oportunidades de crecimiento que tenemos. Ahora es tiempo de trabajar por hacerlas tangibles.

EMPIA acaba de nacer, y pronto compartiremos la evolución de un grupo de empresarios que tienen la capacidad e ilusión de transformar un sector para el beneficio de todos. 

Si te ha gustado nuestro post, deja un comentario y suscríbete a nuestra newsletter, tendrás toda la información sobre el trabajo de pH2o al día.

¡pH2o y a disfrutar!

Mantenimiento de piscinas en invierno, especial piscinas con heladas o nieve

El viernes al final de la mañana estábamos trabajando en los últimos detalles de la nueva web y abriendo las campañas de pago de google, cuando me dijo mi compañero Toñin:

“Con la nevada que anuncian es un momento idóneo para ver como funcionarán las inversiones en AdWords, seguro que mucha gente llama por las fugas de piscinas”

A lo que le dije:

“Jajaja, no creo que sea para tanto”

2 horas más tarde nevaba en Madrid como nunca había visto y el teléfono empezó a sonar, sobre todo nuevos clientes preocupados por el qué debían hacer ante las nevadas con el mantenimiento de la piscina. Lo más sorprendente fue que el sábado me despertó el teléfono con más llamadas y a la hora de comer el teléfono seguía sonando (sábado de Enero a la hora de comer, ¡Somos una empresa de mantenimiento de piscinas!).

Lo cierto es que no se si estaba más sorprendido por la nevada que estábamos disfrutando o por la cantidad de llamadas recibidas por personas que contactaban con nosotros por primera vez, algunas con incidencias en la piscina a consecuencia de las nevadas, la mayor parte por dudas y varias por si vendíamos sal a domicilio (no creo que hubiéramos llegado muy lejos).

Cuando me pude separar del teléfono llamé a Toñin y le dije:

“Antonio, ¡la campaña de pago es un éxito!”

A lo que Toñin respondió:

“No la he activado todavía”

Recomendaciones para mantener la piscina en invierno ante las heladas y la nieve.

Lo decimos constantemente, las piscinas hay que cuidarlas siempre, no sólo en verano, no solo cuando nieva.. las nevadas ocurridas a consecuencia de la visita de Filomena han sido excepcionales, sin embargo las piscinas ya debían de estar preparadas para afrontar estas condiciones meteorológicas. El mantenimiento de las piscinas en invierno hay que realizarlo siempre que no sea época de baño. Durante los meses más fríos del invierno (entre Diciembre y Febrero) las medidas adoptadas deben ser al menos las siguientes:

Foto realizada por el equipo técnico de pH2o la primera semana de enero de 2021.

  1. Bajar el nivel del agua por debajo de los skimmers, asegurando que la conducción quede totalmente vacía.
  2. Si los impulsores y limpiafondos estuvieran cerca de la superficie, bajar el nivel por debajo y vaciar las conducciones.
  3. Vaciar el agua de la instalación hidráulica de la depuradora, motor, filtro, tuberías, clorador, etc.
  4. Cerrar la toma de llenado general del jardín y vaciar dicha línea.
  5. Cerrar la llave de las duchas y vaciar su interior. Además, cubrirlas con plástico para generar una cámara de aire entre el exterior y la ducha.
  6. Poner una serie de flotadores atados entre sí de lado a lado de la piscina, con 1/4 de arena (sirven garrafas o botellas de plástico).

Foto realizada por el equipo técnico de pH2o la primera semana de enero de 2021.

Recomendaciones para mantener el motor y la calidad del agua de la piscina en invierno.

Con estas medidas, la piscina está protegida ante el frío. Para conservación del motor y control de la calidad del agua de la piscina durante el invierno conviene mantener ciclos de depuración, en el caso del mantenimiento de piscinas en invierno que desarrollamos en pH2o dependiendo de varios factores mantenemos ciclos mínimos de depuración o llevamos a cabo la conservación del sistema de depuración y el control de la calidad del agua con visitas periódicas.

Ahorrar dinero en el mantenimiento de tu piscina es una realidad, siempre que no la abandones y cuides de la misma. Siendo una piscina particular lo podrás hacer tú mismo siempre que estés bien asesorado, si vives en una comunidad de propietarios o gestionas una instalación pública es necesario que cuentes con un servicio profesional.

¿Qué más necesitas saber para la conservación de tu piscina en invierno?  

En el próximo post te enseñaremos cómo conservar el agua de tu piscina en época invernal evitando tratamientos químicos agresivos. Si quieres recibirlo y no olvidarte de visitar la web, escribe tu email debajo y te avisaré. ¡Ah!, y por supuesto no necesitas ser cliente para que te asesoremos y si quieres saber cómo lo estás haciendo con el mantenimiento de tu piscina llámanos y te visitaremos sin coste para realizar un informe completo de tu piscina, así sabrás qué necesita tu piscina.

Por último:

Me encantaría saber qué te ha parecido este post. Si te ha quedado alguna duda, deja un mensaje en comentarios y te contestaré encantado.

Si crees que le puede servir a más gente ¡Compártelo!

#pH2oyadisfrutar

¡Bienvenido a la nueva etapa de pH2o!

Más de 10 años dedicados al mundo de la piscina y muy poco tiempo invertido en ser consciente de lo que hemos conseguido, por lo que no se me ocurre mejor homenaje que crear un nuevo espacio de intercambio con nuestro entorno, una nueva web en la que hablar de lo que nos apasiona, de lo que hacemos y compartir conocimiento.

Creemos que este es el mejor regalo que podemos hacer a nuestros clientes, proveedores, compañeros y quien tenga curiosidad por la piscina, después de todo este tiempo queremos daros las gracias: sin vosotros pH2o no sería posible.

Hay mucho que contar y por ello acaba de nacer un proyecto en forma de web, progresivamente iremos alimentándola de contenido y mostraremos nuestro mundo desde dentro, con emoción y transparencia, así es como lo vivimos.

El espacio que más ilusión nos hacía era el blog y ese es el lugar al que te invitamos a encontrarnos.

Somos afortunados de dedicarnos profesionalmente a lo que nos apasiona y ahora toca celebrarlo

¡pH2o y a disfrutar!

La Promesa del Agua en Indonesia 2018

Tras las buenas sensaciones del proyecto de Perú en 2017, habiendo corregido errores de proyectos anteriores e identificadas 2 claves:

  1. Representante local con quien mantener comunicación eficaz a lo largo del tiempo
  2. Respetar la jerarquía local para una organización efectiva que garantizase el proyecto en el tiempo

Todo indicaba que los proyectos futuros no volverían a su origen, Indonesia, pues nos resultaba muy complejo conseguir satisfacer estas necesidades en el archipiélago.

2018, una año fatídico para Indonesia.

Sin lugar a dudas 2018 será recordado en la historia de Indonesia como un año fatídico. En Agosto sucedieron varios terremotos en Lombok, siendo el 19 de Agosto el de mayor magnitud provocando daños incalculables y la trágica muerte de 349 personas (según informan los medios). Esto nos clava una estaca en el pecho que nos hace poner el ojo de nuevo en Indonesia, ese país que tanto nos ha dado, para dejar allí nuestra gota de agua.

Imagen de Pemanang donde se puede observar el estado tras los terremotos.

Volvemos con pies de plomo.

Para solventar las claves indicadas tratamos de colaborar con entes que ya se habían implantado para ayudar en indonesia, sin embargo colaborar de manera activa con una organización ya implantada se nos antoja imposible, por lo que seguimos tirando por la tangente, confiando en nuestros recursos.

Respetando algo que nos ha funcionado desde el principio: vivir el lugar sin prejuicios ni pretensiones pues de esa manera nos dará lo que necesitamos, una vez más conseguimos lo necesario para llevar la promesa del agua allá donde se necesita, instalando 9 filtros que abastecerán de agua potable a una población de casi 400 personas.

Un viaje complicado.

Este proyecto ha sido el más duro de los desarrollados hasta la fecha, en cuanto a la necesidad de disponer de agua para consumo. Nos hemos enfrentado a una población que no dispone de agua más que en una ínfima cantidad obtenida del subsuelo y que debido a los temblores se encuentra con arena disuelta en proporciones que sin los filtros no puede ser útil para ningún uso. De nuevo indonesia nos deja lecciones que seguro no repetiremos en el futuro y nos graba a fuego que sin felicidad la existencia no tiene sentido.

Instalación de los filtros en Pemanang.

Este proyecto refuerza las lecciones aprendidas en el pasado, respetando la jerarquía local hemos implantando una comunicación eficaz con nuestros responsables locales; sin embargo hemos aprendido que todo recurso monetario tiene que gestionarse de puertas para adentro, no se puede poner ni un solo céntimo en responsables locales pues sentimos una fuerte responsabilidad en que cada céntimo invertido en el proyecto tiene que tener tantos destinatarios como habitantes tiene la población a la que se destinan los filtros. Debido a la falta de comunicación con la población, tuvimos que confiar la adquisición de los envases en los que albergar agua a personal externo, lo que nos ha permitido controlar un 2% del total del presupuesto, aunque la cuantía sea insignificante y no tengamos constancia de que se haya destinado a un uso diferente del indicado debemos reconocer el error como premisa para futuros proyectos. Pues el éxito del proyecto pasa por dar accesibilidad de agua de consumo a todos los habitantes haciendo una gestión responsable de los medios que se ponen a disposición del proyecto.

Una lección de vida.

La otra cara de la moneda nos la da una población que lejos de vivir en los campamentos montados por el gobierno vive en su población destruida, prácticamente a la intemperie, y día a día trabajan en comunidad rehabilitando sus viviendas y tratando de volver a la normalidad de su día a día, pues saben que tienen en sus manos el poder de construir su futuro.

Andando se hace el camino, a base de proyectos nos acercamos a nuestro objetivo.

La Promesa del Agua en Perú 2017

La elección del destino.

En 2017, el fenómeno de “El Niño” azotó con mucha fuerza a Perú, produciendo grandes daños, dejando poblaciones incomunicadas, sin suministros y sin las necesidades básicas cubiertas. Por ello, pusimos rumbo a este precioso país a dejar nuestra gota de agua.

Una lección aprendida.

En los proyectos de años anteriores, pudimos identificar una serie de errores que debían convertirse en nuestros aliados; porque lo que no te mata te hace más fuerte. Esos puntos son:

  1. La implicación de la población local es imprescindible.
  2. La jerarquía local hay que respetarla.
  3. La comunicación en el tiempo con los responsables locales es clave para el éxito del proyecto.

De forma fortuita, conocimos a una persona que sería y es nuestro enlace con el proyecto. Él nos descubrió que estábamos ante una población que cumplía con las premisas necesarias para desarrollar el proyecto:

  1. Una población consciente del problema y que antojaba el recurso que les ofrecíamos tanto como nosotros deseábamos distribuirlo.
  2. Unos gestores que nos abrían sus puertas mostrando su total disponibilidad para que les hiciéramos posible un agua óptima para consumo.
  3. Posibilidad de mantener una comunicación en el futuro que nos permitiese garantizar el recurso en el tiempo.

En busca de una localización.

A mitad de camino con destino al norte de Perú, paramos en una población que a priori sería tan solo un descanso en el largo trayecto, sin embargo, hablando con la población local conocimos la realidad sobre la gran carencia que tenían en lo que a agua de consumo se refiere. Estudiamos la población hablando con los responsables del centro de salud, intentando conocer en profundidad la calidad del agua que sale de los grifos (en este punto llegar al fondo de la cuestión de manos de los responsables se antojó imposible), hablando con responsables locales en materia de educación y con entes locales que trabajan por defender los derechos de la población. La conclusión de nuestro estudio la alcanzamos en la principal escuela del municipio, cuando al realizar una prueba con uno de los filtros y llenar un galón de agua, al lavar el filtro el agua salió literalmente marrón, debido a la cantidad de sedimentos que contenía y al escaso control sobre la calidad de agua subterránea que se distribuye a la población. De esta manera, los testimonios de los entrevistados fueron una prueba clara del problema. Habíamos encontrado el mejor lugar en el que aportar nuestra gota de agua, con un futuro prometedor, pues como bien sabemos sin educación no hay futuro por lo que los mejores embajadores posibles del proyecto serían los alumnos de la población.

El director del centro realizando pruebas de limpieza de los filtros.

#SomosElUnoPorCiento

El proyecto fue un éxito total y gracias a la lección que aprendimos conceptualizamos que el ser humano se compone por individuos y que cada uno de ellos #somoselunoporciento tiene en sus manos el poder de cambiar el futuro.   Como individuos, podemos crear grandes cambios y la suma de cada uno de nosotros generará un gran impacto, solo tenemos que ponernos en movimiento con un objetivo común. Nuestro objetivo inicial se antojaba ambicioso, ayudar en una catástrofe natural de tales dimensiones como la ocurrida meses antes de nuestra visita, sin embargo, en una población cualquiera la necesidad resultaba latente y la solución estaba en nuestra mano. Nosotros solos quizás habríamos tenido un impacto menor en nuestro reto inicial que el obtenido, materializando así nuestra inquietud de que para cambiar el mundo primero debemos cambiar nosotros ya que todo cambio local tendrá una repercusión global.

Los filtros en la escuela.

Nos llevamos un gran aprendizaje, que sin educación el efecto de nuestra acción será mínimo, y aquí nos lo pusieron fácil: en la escuela que instalamos los filtros abastecimos de agua óptima para consumo a los cerca de 300 alumnos que a día de hoy se encargan de la limpieza y mantenimiento de los filtros, entendiendo en primera persona que ya no enferman, que los filtros retienen la contaminación que les perjudica. El cambio tiene que ser en el origen, si alguien puede cambiar la gestión municipal del recurso, son ellos.

Dos niños de la escuela llevando una garrafa de agua óptima para consumo a su aula.

Dos niños de la escuela llevando una garrafa de agua óptima para consumo a su aula.

El contrato.

Las lecciones de proyectos anteriores nos llevó a crear una regla básica para todo proyecto: compromiso, lo que tradujimos en un contrato por ambas partes, que fue firmado tanto por la escuela, como por el municipio así como por la figura que creamos: nuestro interlocutor, ajeno a cualquiera de los demás firmantes y perteneciente a la población destinataria del recurso. Este contrato cumple con las reglas básicas que garantizan nuestro objetivo en el tiempo.

El contrato establece como compromiso por parte del receptor:

  • Garantizar el mantenimiento y conservación de los filtros, así como las condiciones higiénicas de los mismos.
  • Se responsabiliza que el beneficiario sean todos los destinatarios a quien se facilita dicho recurso, única y exclusivamente.
  • Implicar directamente a los consumidores finales en el funcionamiento de los filtros.
  • Comunicar mensualmente que se cumple lo establecido en este compromiso, así como comunicar cualquier duda o problema con el correcto funcionamiento de los filtros.

Por nuestra parte el compromiso establece aportar todo lo necesario para que los puntos anteriores sean viables, así como garantizar el futuro del proyecto.

El presente.

La educación eleva el grado de conciencia, en manos de cada ser humano está el poder de cambiar el futuro, la suma de todos genera el cambio.

La Promesa del Agua en Indonesia 2016

La vuelta a España en 2015.

Volvimos con mucha ilusión del proyecto que dejamos arrancado en Sumbawa, pero había muchas dudas en el aire.

La principal era, el contacto con los responsables locales, para poder mantener una supervisión del estado y mantenimiento de los filtros. Pero, ninguno de los gestores de los filtros disponía de acceso a internet ni de teléfono móvil.

Nuestro contacto local.

Para poder mantener el seguimiento, llegamos a un acuerdo con un miembro de la aldea, que nos haría de interlocutor. El problema era que no residía en la aldea, pero tenía allí a su familia, a la que visitaba a menudo; siempre y cuando su trabajo se lo permitía. Nos mantuvo informados, pero nunca de la forma que requería el proyecto.

La vuelta en 2016.

Dada la falta de información recibida y las dudas que teníamos alrededor del mantenimiento de los filtros, decidimos volver un año después. Para supervisar que todo estaba en orden y con la idea de ampliar el proyecto en la zona.

Una decepción.

Nuestra primera visita nos dejó muy impactados, ya que:

  1. No se habían mantenido las condiciones higiénicas tal y como les habíamos enseñado.
  2. No se compartía el recurso como se había establecido.
  3. Uno de los filtros no estaba operativo.

Detalle de la falta de higiene de los filtros.

Pero cuando menos te lo esperas, aparece algo que te hace confiar en lo que haces. Fue entonces, cuando descubrimos que los más pequeños de la aldea estaban entusiasmados con el proyecto y querían devolver los filtros a su correcto funcionamiento. Nos llevaron a los filtros, nos enseñaron cómo los limpiaban pero les hacía falta un despiece (los recambios de los filtros) que dejamos allí al irnos pero que no les habían facilitado. La otra cara de la moneda nos la dieron los mayores, que parecían tener cosas más importantes que hacer.

Niños de la aldea recibiendo formación del mantenimiento.

Puesta en marcha de nuevo.

Reacondicionamos todos los filtros poniéndolos en marcha de nuevo. En el proceso, aprendimos muchas lecciones, como la de que en esta zona, carecía de sentido ampliar el proyecto, hasta garantizar su estabilidad.

Una lección aprendida.

De este proyecto, sacamos unas reglas que debíamos respetar:

  1. La implicación de la población local es imprescindible.
  2. La jerarquía local hay que respetarla.
  3. La comunicación con los responsables locales es clave para el éxito del proyecto.

Reinauguración de uno de los filtros junto a una de las familias de la aldea.

A día de hoy.

Tras garantizar el suministro, mantuvimos una reunión con nuestro responsable local quien se comprometió a una supervisión más exhaustiva y a una comunicación más eficaz. A día de hoy nos sigue manteniendo al tanto del funcionamiento de los filtros. Y lo más importante, se responsabiliza de que el recurso llegue a toda la población.

La Promesa del Agua en Indonesia 2015

El principio de todo.

Año 2015, tras la temporada de verano nos propusimos emplear el invierno (al margen de auditar la temporada, corregir errores y estudiar las innovaciones del sector) para invertir recursos y tiempo en un proyecto que, de algún modo, rindiera un tributo al agua. Esa que tantos beneficios nos ha dado a nivel profesional y a nivel personal.

Compaginando nuestra profesión con nuestra pasión, decidimos que lo mejor que podíamos hacer era derivar parte de nuestros beneficios como empresa y parte de nuestro tiempo a facilitar la accesibilidad de agua de consumo, un bien tan obviado en nuestro mundo, a algún lugar del planeta en el que en ese momento no dispusieran de él. Por ello, pusimos rumbo a Indonesia, un archipiélago de más de 17.000 islas dónde en la mayor extensión de su territorio no hay accesibilidad a un agua libre de contaminación.

La llegada.

Tras muchos kilómetros y dificultades decidimos desarrollar el proyecto en una pequeña aldea al sureste de la isla de Sumbawa, donde el agua que consumían era de pozo.

En Indonesia hay 2 estaciones bien diferenciadas: época seca y época húmeda. La época húmeda suele comprender entre los meses de Noviembre y Febrero, restringiéndose en muchos lugares a un solo mes, por lo que el nivel del agua subterránea en muchas ocasiones es tan baja que implica un rango muy alto de arena en su composición.

El porqué de Sumbawa.

Nuestro encuentro con la aldea fue completamente fortuito. Fue un momento complicado, habíamos perdido una de nuestras cámaras en el mar. En medio de nuestro agobio, aparecieron unos niños que nos ayudaron, llenos de bondad, a rastrear el fondo en busca de la cámara. Lo consiguieron. Parecía casi imposible. Entonces, fue cuando lo vimos claro. Y a modo de agradecimiento, les llevamos hasta su casa y fue en ese momento, cuando nos dimos cuenta de lo que para ellos era una costumbre, en nuestro mundo sería una tremenda desgracia: no disponer de agua para consumo con normalidad. Cuando tenían agua, había 2 opciones: beber un agua contaminada que derivaba en problemas de salud provocando diarreas y otras enfermedades o tener que cocinarla previa al consumo, práctica no siempre habitual y que suponía consumir un mínimo de agua por debajo del recomendado. Fue por estas razones y dada nuestra ausencia de experiencia en este tipo de proyectos, lo que nos llevó a ponernos en marcha.

Vecinos de la aldea al este de Sumbawa.

Primeros problemas.

El problema inicial era disponer de los medios necesarios, estando en una remota isla nunca nos llegarían por mensajería los materiales que necesitábamos, por lo que recurrimos a un amigo que venía de viaje en 2 semanas, para que llevara entre su equipaje los filtros y medios auxiliares necesarios que nos permitieran suministrar a la aldea agua de consumo.

Una vez adquirimos los materiales y conseguimos que llegaran a tiempo a Madrid, comenzamos a gestionar lo que nunca pensamos que fuera la mayor dificultad: organizar a los habitantes de la aldea. Debían compartir y gestionar el recurso en el tiempo, pues los filtros que adquirimos tienen la capacidad de abastecer de agua limpia a 50 personas durante 5 años, siendo una población de 300 personas instalamos 6 filtros en 6 localizaciones diferentes distribuidas geográficamente en la aldea.

El primer gran problema fue la comunicación, nos costó encontrar a alguien que pudiera comunicarse en inglés y una vez apareció, nos indicó que ese proyecto había que organizarlo a través del jefe de la aldea. Una vez nos entrevistamos con ella, nos dejó bien claro que el primer paso era instalar uno en su casa, exclusivamente para su familia, lo que resultaba imposible pues entonces no abarcaríamos a toda la población. Con esta circunstancia solo nos quedaba una vía: tirar por la tangente.

Parte del equipo pH2o con los vecinos y uno de los pozos recién estrenados.

A nuestro modo.

Descartada la opción de organizar el proyecto tal y como la aldea se organiza en su día a día la dificultad en la comunicación y organización fue el mayor problema, destacando que tan solo los gestores de la aldea podían comunicarse en inglés. A pesar de ello conseguimos instalar los 6 filtros, organizando a representantes de la población (que pasaron a ser los responsables del proyecto) que nos ayudaron a instalarlos y a los que explicamos cómo mantener las condiciones higiénicas que garantizaran un agua de consumo para todos. Y lo más difícil: conseguimos que entendieran que era un recurso que debían compartir, así como explicar al resto de la población su uso y funcionamiento (lo que nos consumió la mayor parte del tiempo).

En la aldea instalando los filtros.

El mantenimiento.

Como todo proyecto de abastecimiento de agua, una vez instalado debe verificarse que cumple con su objetivo y para ello se corrobora con análiticas de agua (el contranalisis del origen del agua antes y después del medio de filtrado), es por ello que enviamos ambas muestras de agua a un laboratorio cuyos resultados nos dieron 2 semanas más tarde. Además de verificar con analíticas la salubridad del agua filtrada, pasadas 2 semanas volvimos a la aldea para corroborar que lo establecido entre los miembros de la población se estaba llevando a cabo, siendo nuestra mayor preocupación que mantuvieran las condiciones higiénicas y compartieran dicho recurso.

La segunda visita.

En nuestra segunda visita, repasamos con los gestores de cada uno de los filtros cuáles eran sus responsabilidades y definimos una comunicación que mantendríamos una vez estuviéramos en España. Nuestra única alternativa para mantener el contacto fue a través de un miembro de la aldea, que aunque no residía allí la visitaba frecuentemente. Siendo esta la única persona que encontramos que pudiera comunicarse en inglés y que tuviera un teléfono móvil, no había otra opción.

Parte del equipo de pH2o con los niños de la aldea.

En definitiva.

Antes de iniciar el proyecto solo teníamos un objetivo: hacer accesible el agua de consumo en un lugar en el mundo en el que no dispusieran de ella. Por lo que volvimos con la tranquilidad de haberlo conseguido y con el trabajo por delante de mantenerlo en el tiempo.

La Promesa del Agua

El agua es vida y nosotros somos un 99% agua.

Con este concepto, nos dimos cuenta que debíamos saldar nuestra deuda con el agua y para ello decidimos comprometernos en base a realizar una gestión trasparente y óptima de la misma, defendiendo un uso sostenible.

Y, fuera de la temporada de verano, comenzamos a crear proyectos para hacer accesible el agua de consumo a aquellos que no pueden disfrutar de ella.

Todo comienza en 2015.

Tras una temporada de verano intensa, decidimos que teníamos que realizar algo para denunciar la mala praxis generalizada del recurso del agua y la necesidad que hay en el mundo de disponer de un agua de consumo óptima. Como suele suceder en estos casos, nos vimos pequeños para llevar a cabo tal cometido, pensamos que poco podríamos hacer más que quejarnos. Pero, fue en ese momento, cuando nos dimos cuenta que si todos los entes pequeños pensaran de manera radicalmente opuesta el cambio se produciría de forma inmediata. Por lo que decidimos aportar nuestra gota de agua a ese pequeño gran cambio.

En Octubre de ese año, nos pusimos a la búsqueda de organizaciones internacionales con las que colaborar para hacer accesible el agua de consumo en poblaciones que no tienen este recurso. Y, aunque existen proyectos muy interesantes, decidimos hacerlo por nuestra cuenta. Partiendo de una premisa muy sencilla: el cambio empieza por uno mismo. Para llevarlo a cabo elegimos Indonesia y buscamos abastecer a una población de 300 personas. La isla elegida fue Sumbawa y nos pusimos manos a la obra. Pero nos encontramos con una gran traba, que no fue ni el idioma, ni la localización, ni la escasez de recursos… sino los gestores de la comunidad. Hasta en una remota isla del pacífico, el mayor problema lo volvemos a encontrar en ese 1%, el ser humano. Pero, confiando en nuestro proyecto, conseguimos finalmente el objetivo: abastecer de agua de consumo a una población que, según nos informaron, enfermaban con frecuencia debido a la escasez de este recurso.

Parte del equipo de pH2o junto a vecinos de la aldea instalando el filtro

Volvemos en 2016.

Defendiendo una gestión responsable y siendo nuestro primer proyecto decidimos supervisarlo y ampliarlo en el siguiente año, por lo que en 2016 volvimos a valorar el correcto uso que se estaba realizando de los filtros, resolviendo las necesidades que encontramos, implantando nuevos filtros y controlando que, lo que habíamos acordado, se estaba cumpliendo. Tras la acción realizada en 2016 dejamos el proyecto en curso, teniendo los suministros instalados una durabilidad de 5 años nos quedamos tranquilos viendo cómo una comunidad de algo más de 400 habitantes, a día de hoy, tiene accesibilidad a agua de consumo.

Parte del equipo junto a los vecinos en uno de los pozos

Cambio de localización para 2017.

Hemos puesto rumbo al otro lado del mundo, eligiendo Perú por todo lo que ha sufrido tras los últimos fenómenos meteorológicos.

Pero no dejamos de lado nuestro día a día.

En este año hemos diseñado un plan de acción local, en nuestro entorno, difundiendo a través de los recursos online cómo entendemos la gestión de agua recreativa y mostrando diferentes alternativas para cambiar la situación actual.

En nuestro camino nos hemos dado cuenta que la revolución está en uno mismo y por ello es un camino del día a día, está muy bien cambiar las cosas dónde a priori hace más falta, pero cambiando nuestro entorno local el efecto multiplicador será en cualquier lugar. Y es por ello, que donde pisamos tratamos de dar voz a la promesa del agua, comunicando a nuestro entorno pequeños gestos que todos podemos realizar para un consumo sostenible del agua.

¿Nos acompañas?
¡Estamos encantados de presentarte la promesa del agua!